jardines naturales verticales

jardines naturales verticales

Jardines Vivos vs Preservados FAQ

Los jardines verticales son un concepto relativamente nuevo y están ganando popularidad rápidamente debido a sus muchas ventajas. Un jardín vertical es un sistema de jardinería en el que las plantas se cultivan en una estructura que puede ser una pared o un soporte independiente, y las plantas se sujetan en su lugar con maceteros o sustratos, pudiendo tratarse de vegetación natural, artificial, o preservada. Aquí, explicamos en detalle qué son los jardines verticales y por qué son una buena opción para su hogar o jardín.

¿Te preguntas por qué tener un jardín vertical?

Hay muchas razones por las que un jardín vertical puede ser una buena opción para su hogar o jardín. Aquí presentamos algunas de las ventajas más destacadas:

En primer lugar, si tienes un local pequeño pero no quieres renunciar a incorporar elementos naturales, un jardín vertical resuelve este problema al aprovechar el espacio en las paredes. Además, si escoges la vegetación preservada, ahorrarás en sistema de riego y ganarás en aislantes acústico, ya que absorben el sonido.

Por si fuera poco, los jardines mejoran la calidad del aire. Las plantas son excelentes purificadores naturales y los jardines verticales son una forma eficaz de aumentar la cantidad de plantas en su hogar. Esto puede mejorar significativamente la calidad del aire y hacer que su hogar sea un espacio más saludable y agradable tanto para familiares como trabajadores.

Tipos de jardines

jardines naturales verticales

Ya sea en una reunión de trabajo o una quedada entre amigo/as, siempre nos preguntamos…¿Cuál es la diferencia entre una pared viva y una pared de musgo? Antes de profundizar en la respuesta, aclaremos que las diferencias entre las paredes vivas y las preservadas, no hacen que una sea superior a la otra. Ambos tipos de paredes verdes tienen características únicas y dependiendo del espacio donde las queramos añadir, debemos de tener en cuenta ciertos aspectos técnicos.

JARDINES CON PLANTAS VIVAS

Las paredes vivas están compuestas de vegetación natural, y por tanto, requieren de una iluminación, riego y poda adecuados y de forma regular.

Los jardines verticales vivos se pueden regar a mano como las plantas de interior o pueden integrar un sistema de riego con temporizador automático. Normalmente, se toman las medidas del espacio para la colocación adecuada de las plantas, aunque recomendamos plantas que prosperen a la temperatura dada en el interior, es lógico que requieran de mantenimientos a largo plazo para la conservación de las mismas.

En resumen, es como un jardín pero vertical.

PAREDES DE MUSGO PRESERVADO

Como hacer un jardin vertical de musgo preservado

Las paredes de musgo se conservan con glicerina natural y requieren muy poco o ningún tipo de mantenimiento. 

Los jardines preservados no requieren de agua, luz ni mantenimientos constantes. Por lo tanto, son una buena opción para un espacio sin luz natural, como una feria comercial o una oficina con poca luz. Conservamos el musgo utilizando glicerina vegetal libre de tóxicos y lo aseguramos directamente a un material resistente. 

Puede que para mantener limpio el jardín tengas que desempolvar el musgo, al igual que el resto de mobiliario que conforma el espacio, pero no sufrirá variaciones a lo largo del tiempo ni requerirá de cuidados excesivos.

Piensa en las obras de arte, pero en vez de pintura, usamos plantas.

Ahora bien...¿Cuánto tiempo duran?

Dado que las paredes vivas son jardines verticales, pueden durar tanto en interior como exterior todo el tiempo que su entorno lo permita. Algunos climas, como España, son ideales para jardines verticales. Las paredes vivas no deben confundirse con una fachada verde, que es cuando las plantas con estructuras radiculares en el suelo, como la hiedra, suben a un muro de construcción o a una valla por su cuenta.

Los jardines verticales vivos se pueden unir a las estructuras de soporte de un edificio o una pared independiente. No solo son estéticamente agradables, sino que se utilizan para cultivar hierbas y flores, reducir las temperaturas, la contaminación y el estrés de la vida cotidiana. 

Las paredes vivas cambian ligeramente con el tiempo, lo que proporciona un nuevo aspecto a medida que evoluciona el ciclo de vida. Además, ayudan al planeta reutilizando las aguas grises, siendo un hogar ideal para aves e insectos y se ha demostrado que aumentan el valor de la propiedad.

En condiciones ideales, la durabilidad de los jardines preservados se estima al menos de cuatro años. Habría que tener en cuenta que tanto los musgos como líquenes preservados se utilizan únicamente en interiores y no deben exponerse al agua ni al sol directo. Estos consejos ayudarán a mantener tu pared de musgo en plena forma durante años:

  • Evita aplastar, presionar o doblar el follaje, los pétalos o las flores.

  • Mantener en el interior, fuera de la luz solar directa.

  • Evitar la humedad por encima del 80 % o por debajo del 30 %.

Nuestros jardines preservados utilizan musgo real y cosechado de forma sostenible, helechos, flores y todo tipo de vegetación. El proceso de conservación permite a las plantas mantener su color y textura natural, por lo que eligiendo este tipo de jardines te aseguras de tendrá un impacto constante en su espacio. 

A diferencia de las paredes vivas, las paredes de musgo nunca liberarán polen ni esporas, pero también reducen el estrés y añaden valor estético a la vivienda.

¿Te preguntas cuál sería el más adecuado?

Los jardines verticales vivos son ideales para…

  • Propietarios de viviendas con buena luz natural y paredes disponibles de grandes dimensiones, que valoran el aire limpio a pesar de requerir riegos y podas.

  • Instituciones que buscan representar su marca con elementos naturales para mostrar a los huéspedes su compromiso con el diseño regenerativo.

Los jardines verticales preservados son ideales para…

  • Empresas innovadoras que dedican extensas horas en la oficina y precisan incorporar naturaleza en los interiores, con el fin de mejorar el impacto visual de las instalaciones, reducir el estrés y generar ambientes más acogedores tanto para trabajadores como para atraer las miradas de sus clientes.

  • Interioristas y estudios de diseño donde los empleados destacan gracias a entornos creativos, inspiradores y dinámicos.

Además, los locales comerciales también pueden incorporar paredes de menor tamaño, cuadros de musgo  e incluso luminarias biofílicas para ganar en estética y diseño, atrayendo la atención de sus clientes. 

Si todavía sigues en duda de qué producto seria el adecuado, piensa que las plantas tienen propiedades y necesidades simples, que al igual que los humanos, requieren en su mayoría de cuidados, por lo que si quieres desentenderte de cualquier mantenimiento, la vegetación preservada sería la mejor opción. Contacta con nosotras para una atención personalizada.

Mensaje enviado correctamente pronto nos pondremos en contacto contigo, gracias